26 oct. 2007

Paupérrimo retrato Sylvaner



La tierra jamás ha roto sus promesas.
Los encendí luego de que los pájaros estuvieran dormidos
Nubes débiles, saliéndose caprichosas. Las sensaciones prístinas: oleaje frío, esternón contraído, el tiempo arriando camellos, rumbo al cielo. Azabache. Unidos.
Estuve buscándote donde no debía, detrás de los minerales, en los robles firmes con sus troncos únicos, raíces múltiples unilaterales. Quizás estás negociando buques hacia mí, remando con esfuerzo por el mar, arrastrando los océanos con las manos. Hasta aquí han llegado tus corrientes, agua que convierte mi calcio en pupilas nuevas.
Ya sé, no quieres enloquecer con el foco de esta ciudad. No eres una sombra que huye de la luz. No eres zozobra de cobras y ápices de caracolas. No pierdes el tiempo en incendiar pájaros. No ríes cuando callas y yo me abrumo cuando me impartes silencio en los labios, caminado por la hielera hasta tu pestaña mínima, desaparecer nuestro ADN, construir infructuosamente la genética de nuestro futuro, pequeño hogar desaparecido, esparcido por el cielo.
Todas mis tonalidades se resuelven, con tu fibra veloz, tu cuerda vocal, tu voz, xilema móvil, atravesando mis raíces múltiples unilaterales. Quiero expulsarlos, los gérmenes pálidos de mi cara, de mi gesto. ¿Cuál es el pigmento que colorea las células de votre yeux?
Tus fuerzas Polícromes vencen cualquier licántropo. Puedes reivindicarte, suplicar. Foco discúlpala, esculpe su sombra junto a la mía, compacta tu luz en su nariz y revuelve los reflejos. La noche, espejo Colores mate.
Los encendí luego de que los pájaros estuvieran dormidos, me avergüenzo de su trino alabastrino. Si eres mineral traslúcido, ebúrnea fuerza cabalística que vence a las bilingües, cobras que sisean mi nombre bajo escuálidas esperanzas. Si es un chantaje cocinar, Encuéntrame en la espina de tu relámpago.
Las figuras de las nubes no se hacen con pinceles gigantes, es la punta de tu pie que gira cuando bailas sobre charcos de color.
Mañana nuevos conciertos romperán sus huevos y los pájaros ya no estarán dormidos, cantarán crescendo tus raíces debajo de la superficie, donde no se muere nadie.

5 comentarios:

Tite dijo...

Estas muy loco, pero aún asi te quiero mucho.

jose dijo...

donde no se muere porque todos estan muertos ya.

Anónimo dijo...

Azabache...
asi se llama mi bufalo (:

Eso es bien bonito

Xana dijo...

" Y si tengo que morirme , que me muera en primavera , pa poder echar raíces y vivir siempre a tu vera; y si tienes que marcharte... llévame en una maleta . . . "
Hola , hola. Pues aquí los Colores son de otoño y las hojas parecen caer no de los árboles sino del cielo. Será que vivo en el país de las maravillas , mas España nunca será mi país.
Saludos , besos.

Anónimo dijo...

hhhhhaaaaaaaaa